0 comentarios

Pequeño diario de a bordo #02


Es todo verdad
y todo mentira...

como el arte mismo.

3 comentarios

Pequeño diario de a bordo #01



La verdad es que no me gusta hablar de mi trabajo mientras lo realizo. Me parece una manera de traicionar el propio proceso, pero tras estos últimos meses creo que ésto es lo más honesto que puedo hacer.
2009 amaneció nublado, en parte por esta crisis que azota con fuerza el mundo y la actividad artística. A mi me pilló trabajando para comer, lejos de lo que hasta ahora había sido mi rutina de creación. No creais que estaba parado, aunque sí lo estuve en parte. Me he tirado cinco meses sin dibujar una línea. El pasado agosto me entregué al frenesí creativo y dejé por terminar casi unos cincuenta dibujos. Ahora, en febrero, me encuentro con todo ese material y la verdad es que me alegra. Pero también necesito sangre nueva. Soy ese tipo de culo inquieto.
Así que a la vez que termino ese caudal de dibujos que a buen seguro os sorprenderán me encuentro dibujando otras cosas que nunca creí que podría llegar a hacer... Como os dije antes, no me gusta detallarlo demasiado. Es como un embarazo cuando aun está en su primer estadío... pero prometo contaros más cosas en posteriores entradas.
Va a haber abandono, historias ocultas y sobre todo la eterna lucha entre lo verdadero y lo falso, que he decidido que se convierta en la viga maestra de mi trabajo. Va a haber muchas personas o ninguna; ordenador, tecnología analógica y apariencia manual. También trabajo manual del de siempre.
Porque creo que en este momento que asistimos, por fín, a la muerte de la posmodernidad no hay ningún valor más moderno que los grandes valores clásicos con mayúscula. Para mí el Arte será moderno en cuanto se entregue a la Belleza, al Horror, a la Verdad, al Valor que tiene en sí mismo la pieza y el propio artista... El cinismo posmoderno nos ha llevado a creer que tenemos que vivir en crísis perpetua desvirtuando todo a nuestro paso... pero no es así... No para mí.
Nuestro propio valor es algo que nadie más que nosotros puede decidir...